Niño endemoniado por un titere

Sin saber que probablemente un miserable calcetín con un par de botones mugrosos podría llegar a ser más horripilante que el mismísimo Pennywise espiándote desde una oscura alcantarilla, el amiguito de Stephen King al parecer sólo se ha dedicado a perder el tiempo en su escritorio pensando en aquella fórmula mágica del terror que lo ayudaría a sacar adelante sus horripilantes libros. Algunos aún quieren creer que los programas para niños fortalecen valores y todas esas mariconerías, pero la verdad es que – la gente habla con temor de esto en las calles – hay una serie de códigos ocultos que sólo han logrado configurar de a poco y muy lentamente a los próximos asesinos en serie de un mañana, quizás no mejor. Junten miedo, amiguitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: