La Mujer (Destellos entre Adán y Eva)

Destellos entre Adán y Eva, me recuerdan, esas cosas amarillas
Me confundí pensando en la memoria, y las rosas se hicieron viejas
La mujer de mi cansancio mitigo la espera y su sexo se me rebelo
La princesa, se hizo reina, y yo nunca me di cuenta, cuando se me escapo
Las caricias mas perfectas en un bote en un lago de almidón
Todas fueron tuyas, mujer de mil lunas, y labios de algodón
No emigres mas al fondo, que aquella tarea es mía, y no de dios
Déjame llenarte toda, poco a poco y no te espantes, que yo no te digo adiós
Penumbra entre nosotros mismos, ¿qué fue lo que hicimos?, que nadie nos creyó
Yo te construir un minuto, para estar solitos, solamente tu y yo
Pero la mujer divina, la misteriosa musa, de dolores y temores
Me soplo el oído, y con la brisa me susurro… “no te enamores
-El momento mas delicado, entre la noche y el día, siempre es el amanecer
y yo ya ni eso.. en mi delirio pude hacer ..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: