Los fumadores son idiotas

Está claro que no resultaba suficiente tratar a los usuarios del tabaco como asesinos en serie, psicóticos suicidas e irresponsables al volante, entre otras deliciosas y acertadísimas categorizaciones. Y es que ahora resulta que, según uno de esos acertados estudios científicos (cof, cof), aquellas personas fumadoras, son, directamente, idiotas. Y si lo dice el Colegio de Medicina Baylor de Houston, algo habrá de verdad, digo.

Según se afirma, «el tabaquismo crónico podría afectar al proceso de toma de decisiones». O lo que es lo mismo, «el estudio muestra que las decisiones que toman los fumadores crónicos no se ven influidas por los resultados que podrían derivarse de las alternativas que se han elegido en anteriores ocasiones». Esperen a oir las conclusiones: «el cerebro de los fumadores tiene información sobre lo que podría haber pasado pero no la tiene en cuenta a la hora de decidir cómo actuar». Lástima que nada se explique sobre la influencia de la nicotina sobre estas conclusiones, realizándose únicamente una estadística donde se correlacionan errores y personas que fuman, porque hubiera supuesto un aumento de coherencia y veracidad en el estudio de marras.

Este hombre errará y mucho durante toda su vida.

Así, según extrae el que esto escribe, el estudio viene a informar que los adictos al tabaco, claramente, no hacen uso de su experiencia previa. O lo que es lo mismo: no aprenden de sus errores y están condenados a repetirlos una y otra vez. Ahora bien, si tenemos en cuenta el número de decisiones erróneas tomadas por el ser humano desde el amanecer de la especie, uno podría llegar a pensar que la correlación de este estudio es harto equivocada o falsa, puesto que, hasta día de hoy, y que un servidor sepa, el ser humano (así, a grosso modo) todavía no ha aprendido de sus errores (y no me hagan poner ejemplos, por favor), salvo contadísimas excepciones.

Pero como desde aquí, solemos ser ciegos creyentes de cualquier estudio que esté avalado por la Ciencia, mejor optar por una conclusión mucho más lógica, y, desde luego, mucho más acertada: todos los seres humanos han fumado y/o fuman (el qué es tema de otro estudio, sobra decir), cosa que implica irremediablemente que nunca, jamás de los jamases, mejoremos basándonos en la experiencia. Quizás (y sólo quizás) sea ese el motivo principal de esas campañas tan feroces de acoso y derribo con los fumadores de a pie, empezando por el Imperio, un país, que, por todos es sabido, desde que está convirtiéndose en la cuna del antitabaquismo, está aprendiendo tanto y tanto de sus errores, que, como bien saben, no los repite nunca. O sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: