Poema en mal momento

El sol se dejó de mover
y el hombre comenzó a despertar.
El silencio permea cada una de tus muertes
y tu maldita costumbre de resucitar.

Me dirijo a usted, pues, como es debido:
con un nudo en la garganta y un poema sinsentido;
un reloj que no funciona;
un amanecer perdido;
desde este lugar que no existe
y un poco pasado de vino.

Me gusta tu sonrisa
y tambien tu “no me importa”,
me gusta tu mirada y tu forma de pensar;
me gusta tanto que no te guste nada,
te guste o no, me gustas, qué más da.

Cada vez que subo a una azotea,
sea esta de quién sea,
se que me dirán las luces de la ciudad:
“ve tras ella, no te rindas, no la dejes escapar”.
Cínicamente, sonrío; no es verdad…
luego enciendo un cigarrillo (aunque Fumar, me pueda matar).

Porque tu nombre no rima conmigo
temo y confío nunca lo hará.
tu nombre es un sustantivo, una excepción, algo especial…
¿yo?… como Leonor, cliente del cuervo (¡Nunca Jamás!)

No necesitas mentirme ni justificar tu pasado,
nunca aprendí a olvidar y nunca olvido querer,
no te estoy pidiendo nada (sonríe),
esto solo es el vicio
de hablar por no quedarme callado.
Lavidaesadelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: