Apuntes de relatividad

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”
Declaración Universal de los Derechos Humanos

TITULARES DEL INFRAMUNDO (Extraídos semiazarosamente de la prensa digital)

Al menos 19 muertos en dos altercados protagonizados por ‘narcos’ en Brasil Matanza en la Universidad Politécnica de Virginia Al Qaeda baña en sangre a Argelia con dos atentados Todo a punto en la clínica Ruber para el nacimiento de la hija de los Príncipes de Asturias Al menos 163 muertos y más de 200 heridos en una nueva oleada de atentados en Bagdad Rijkaard reta al Barça a ganar otra vez sin Ronaldinho Miles de evacuados tras la erupción de un volcán en Colombia

La globalización es lo que tiene. Acerca zonas del planeta físicamente harto distantes por medio de intereses (pre)establecidos. De esta forma, se consigue que un muerto en el Primer Mundo (si es que a estas alturas del lenguaje neocon todavía se sigue denominando así) tenga mucho más valor intrínseco que uno del Tercer Mundo. Obvio. Llámenlo costumbre, llámenlo proximidad (física o metafísica), llámenlo como gusten. Pero a día de hoy, está claro que es mucho más importante que la futura reina celtibérica esté a punto de romper aguas (si es que las princesas rompen aguas) que los ya clásicos, consabidos y aburridos muertos en Irak. Total, uno más uno menos, tampoco es que importe mucho desde la poltrona catódica del ciudadano de primera.

No se dejen engañar: esta es el verdadero mapamundi y
no esa versión primermundista a la que nos han acostumbrado

La Matanza de Virginia

Ojo. Hay que puntualizar: lo que suceda en la zona europea es harto importante para nuestras propias mismidades., pero si algo pasa en el Imperio, quietos paraos. Porque Estados Unidos se ha ido conformando, como buena primera potencia mundial que se tercie, en ombligo de este planeta en que vivimos. ¿Por qué sufrimos esa especie de hermanamiento tan emotivo y sincero con personitas que se encuentran a miles de kilómetros de distancia y somos incapaces de sentir nada por hechos mucho más cruentos y virulentos que acontecen a escasos metros de nuestras mansiones? Es más, ¿por qué esa empatía deja de darse en cuanto el hecho en cuestión acontece fuera de las fronteras del citado país, por más que la situación sea equidistante en términos geográficos?
No hace falta tener muchas luces, para darse cuenta de que se trata de un mero efecto espejo. Esto es, Estados Unidos, mal que nos pese a algunos, se ha convertido en un referente mundial en todos y cada uno de sus ámbitos, en el cual nos vemos reflejados para bien o para mal. Lo que conlleva al hecho que lo que ocurre allí, puede darse igualmente (o eso esperamos/deseamos) en nuestras tierras, con todo lo que ello implica. Ver como en la meca (perdón, cima, no demos pie a iracundeces) de la civilización ocurren una serie de acontecimientos nada agradables, ataca directamente a nuestro imaginario, y nos provoca una situación de incomodidad e inseguridad absoluta. Si esas cosas se dan allí, ¿que no puede pasar en el resto del (infra)mundo?

Escueta conclusión

32 personas primermundistas muertas valen muchisisímo más que 655.000 irakíes muertos. Dónde vamos a parar…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: