Trabas, sonrísas y lenguaje enredado que no dice nada.

A veces uno mismo se juega malas pasadas.
Y a veces el destino pone las cartas a tu favor y en tu contra al mismo tiempo.
Pensamientos mezclados y miedo a tener razón; miedo a que todo se caiga en pedazos (por enésima vez). Miedo a tener miedo de tener miedo.
Todo, al final es un escondedero de cosas. Él sabe que yo sé pero finge que no lo sé, así como yo finjo que no sé ni que sabe que yo sé ni que lo sé. El otro finge que no sabe nada, cuando yo sé que sabe, pero no sabe que yo sé. Tu sabes que todos sabemos, pero nadie hace nada. ¿complejo? No lo sé.
Puedo perderme –como siempre- en la sintaxis y decir todo lo que quiero sin decirlo, y poner contradicciones contradiciéndose, librándome así de cualquier responsabilidad por lo escrito, tal cual este blog. ¿lo haré? ¿En realidad tengo suficiente miedo de destruir todo? Siempre tengo miedo… miedo injustificado por alguna razón desconocida. La confusión tiene respuesta, y clara, pero me niego a verla; velos autoimpuestos. Tu tranqui, ignorame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: