Hay Que Encontrarse el Angulo

Sinsentidos

Estarás solo. Solo en medio de tanta felicidad y agonía. Mirarás a todos, sin saber hacia donde moverte. Pero solo continuarás comiendo sin pestañear de aquel enorme plato de avena. Te llevarás la cuchara a la boca una y otra y otra vez sin entender bien porqué estarás tan solo. Juguetearás con el cabello de una de las muñecas, que te mirará con sorpresa y comenzará a comer también de aquel enorme plato de avena, mirándote a los ojos. Aún así, tu solo podrás esbozar una discretísima sonrisa. Habrá que contener la risa, si no, llegarán las demás muñecas a robarse tu avena. Te angustiarás. Morirás de ganas de reirte de aquel absurdo. Pero deberás aguantar. Ya saldrás algún día de ahí. Saldrás, cerrarás el paraguas y podrás dirigirte inmediatamente a la dulcería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: