la finestra

Vas a caminar un poco. Vas a encontrarte con tu vieja amiga.

Saludarás con un gesto, y entrarás.
Dentro todo es silencio, a pesar del ruido que escupen las bocinas.
Querrás hablar con alguien, más no te escucharán.
Harta, andarás sobre tus pasos. Dos hombres altos no te dejarán salir.
En sus labios lees la palabra quédate, junto con una risa burlona y te pondrás nerviosa.
Entonces irás a la barra y pedirás un trago. Otro. Otro. Otro.
Y luego entenderás las bocinas.
La música será fuerte, repetitiva. Ves a todos borrosos, pero escuchas sus voces.
Solo escuchas halagos, todos al ritmo de la música.
Las manchas que se mueven, se comenzarán a fundir en una sola.
Ahora todo es una mancha, toda igual.
Solo habrá una sombra, sentada en la barra.
Curiosa, te acercarás a la sombra.
No ves más que un color gris con forma humana, en un banco.
La sombra te saluda. Tú lo saludarás.
Entornarás los ojos y podrás ver que es un chico.
Harás un esfuerzo y tratarás de regresar al pensamiento racional.
Solo lo lograrás parcialmente.
Verás su cara y te interesará. Es una cara distinta, con un peinado distinto, con una mirada distinta.
Te sonreiré. Me sonreirás.
Te sentaras a mi lado, tratando de encontrar mi mirada.
Yo, pasivo.
Hay algo ahí dentro. Algo que le impide estar con todos, no importa su naturaleza.
Buscarás más profundo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: